Detener la infodemia desde dentro

18 de diciembre de 2020
Por:

En el marco de la 3ra Conferencia Global de Gestión de la Infodemia,  la Organización Mundial de la Salud invitó a la sociedad civil a participar del diálogo y discutir las acciones necesarias para mitigar los efectos de las infodemias en las comunidades. 

“La ‘sociedad civil’ no es homogénea y no abarca una visión singular; sin embargo, nosotros, como representantes y defensores de la sociedad civil, nos unimos en torno a un interés y propósito compartidos: abogar por un enfoque liderado por la comunidad para detener la propagación de la Infodemia por COVID. -19”, indicaron. 

Desafíos

Durante el primer taller se definieron tres desafíos primordiales para hacerle gestionar la infodemia de Covid-19 en las comunidades y mitigar su resurgimiento en pandemias futuras. 

Desafío 1: La falta de información oportuna, accesible, creíble, verificable y contextualizada en una variedad de idiomas y formatos (por ejemplo: digital y no digital) de los actores locales, regionales y globales dificulta que la información llegue a las audiencias y crea oportunidades para que prospere la desinformación.  Luchamos por adaptar la información a las diversas comunidades a las que servimos, traduciendo el lenguaje y la ciencia a través del lente geográfico y cultural correcto y haciéndolo accesible a un conjunto diverso de personas. 

Desafío 2: La desconfianza en los organismos gubernamentales y de salud mundial es generalizada y prolifera debido a la falta de coordinación y, en ocasiones, a información engañosa o incluso falsa. Las personas y las comunidades de todo el mundo  son cada vez más escépticos de los mensajes de salud de las instituciones en las que deben confiar más: sus gobiernos, las autoridades de salud pública mundial y los profesionales de la salud. ¿Cómo apoyamos a las comunidades y los gobiernos para reconstruir la confianza y, en última instancia, infundir confianza en la comunicación de salud basada en la evidencia?

Desafío 3: Hacer que la información esté disponible es insuficiente para abordar las barreras que las comunidades, especialmente aquellas que están marginadas y excluidas, experimentan para acceder, comprender y co-crear conocimiento y contenido. Las bajas capacidades y conocimientos dificultan el acceso y el alcance de la audiencia. El lenguaje técnico e inaccesible dificulta que un público más amplio comprenda la información que se comparte con ellos. La occidentalización y colonización de los sistemas de salud globales aliena a las personas, especialmente a los diversos grupos multiétnicos, multilingües y religiosos.

Desde la OMS, aseguran que estos desafíos nos afectan a todos. La gente de todo el mundo está ansiosa por detener la propagación del COVID-19. Sin embargo, hay muchos que se muestran inseguros y desconfiados, tienen dificultades para encontrar información relevante para sus vidas y contextos; así como inquietudes y dudas sobre posibles tratamientos, incluidas las vacunas.

Por ese motivo, los actores humanitarios y de desarrollo deben esforzarse por resolver estos desafíos con un enfoque más inclusivo e integral en el que las comunidades participen activamente y puedan desarrollar soluciones conjuntamente.

Soluciones

En el segundo taller, y en grupos de trabajo reducidos, consideraron soluciones y solicitudes de apoyo para los desafíos definidos, siempre colocando a las comunidades en el centro de la toma de decisiones. “La sociedad civil no puede actuar sola. A menos que escuchemos, dialoguemos y trabajemos juntos como «toda la sociedad», no lograremos mitigar los efectos dañinos de la Infodemia COVID-19 y otras infodemias”, indicaron.  

Solución 1: Desarrollar relaciones significativas, atractivas y de confianza con comunidades sistemáticamente excluidas y marginadas sobre la base de identidades interseccionales, incluidos los jóvenes, las mujeres, las personas desplazadas por la fuerza, las personas con discapacidad, las personas sexualmente diversas, las personas indígenas, etc. , apoyando y aprovechando las estructuras comunitarias existentes, incluidos los medios de comunicación locales, para el desarrollo conjunto de soluciones. Este proceso asegura que la información creíble, verificada y procesable sea accesible y contextualizada, con las necesidades, perspectivas, experiencias y realidades de todos los actores del ecosistema de información. 

Pregunta 1: Las organizaciones multilaterales deben apoyar y desarrollar la capacidad de las estructuras comunitarias para que las comunidades puedan participar en la toma de decisiones, la gobernanza y el desarrollo de programas. Esto implica un compromiso activo y continuo, patrocinio y recursos, basados ​​en los principios de confianza, consentimiento, accesibilidad, justicia y Ciencia Abierta, entre comunidades y gobiernos, organizaciones multilaterales, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil.

Solución 2: Las infodemias prosperan en ausencia de confianza, responsabilidad, diálogo y atención médica equitativa de calidad. Para abordar estos impulsores de desinformación, debemos hacer que los gobiernos y otros organismos autorizados rindan cuentas a las comunidades a las que sirven. Fomentar la confianza y el diálogo continuo entre las comunidades y las partes interesadas con el objetivo de garantizar que las comunidades estén en el centro de los procesos de toma de decisiones y que las soluciones de salud pública se creen conjuntamente. 

Pregunta 2: Las agencias gubernamentales y las organizaciones multilaterales deben rendir cuentas y adoptar un enfoque inclusivo, interseccional, receptivo, transparente e impulsado por la comunidad para reconstruir la confianza. El financiamiento debe ser transparente a las comunidades a las que están destinados a servir e incluir mecanismos de responsabilidad y supervisión para garantizar el impacto. Además, las agencias gubernamentales y globales deben abordar los problemas de desigualdad, inequidad e injusticia en la atención médica comunitaria.

Solución 3: La alfabetización no es simplemente una cuestión de saber leer y escribir; la alfabetización integral implica pensamiento crítico y análisis, incluida la capacidad de discernir la realidad de la ficción. El avance de la alfabetización requiere que comprendamos las barreras clave para el acceso significativo a la información y los servicios. Una vez que se entienden estas barreras, se deben realizar inversiones en el desarrollo de capacidades de alfabetización e infraestructura de información. 

Pregunta 3: Los gobiernos y las organizaciones multilaterales deben reinventar las formas en que se comunican con las comunidades e invierten recursos en acceso a servicios y desarrollo integral de la capacidad de alfabetización, asegurando que las comunidades diversas tengan los recursos y las habilidades necesarias para acceder, comprender y analizar y / o evaluar críticamente la información, especialmente en lo que se refiere a su salud y bienestar. 

Las organizaciones y los profesionales de los medios de comunicación deben ser más inclusivos y equitativos; reflejando las diversas identidades y experiencias de las comunidades en las que trabajan y sobre las que informan. Los programas e iniciativas de creación de capacidad deben centrarse en apoyar y comprometerse con diversos medios y actores locales para construir un ecosistema de información más resistente, dinámico y receptivo. Por último, las comunidades científicas y de salud pública deben esforzarse por «traducir» conceptos complejos de salud y otros conceptos técnicos a un idioma familiar.

Finalmente, la OMS reconoce que los desafíos difíciles requieren soluciones innovadoras y sólidas, así como un cambio global de enfoques para la resolución de problemas y la toma de decisiones dirigidas por la comunidad. “Hasta que cambiemos significativamente la forma en que vemos, involucramos y apoyamos a las comunidades en todo el mundo, integrando su papel en los esfuerzos de respuesta, continuaremos enfrentándonos a los impulsores centrales de la infodemia”, apuntaron.